INICIO

“Complete”: sistema de cuidado oral para un corazón fuerte

 

 

 

Plusalus es la red social del grupo científico (BioAcyl Corp) el cual se dedica a aplicar el conocimiento médico acumulado por dos décadas y, entre otros, ha formulado un sistema avanzado de cuidado oral que amalgama la experriencia propietaria en patología oral con la acumulada en la literatura científica por los últimos 40 años. En dicha red se publican los conceptos avanzados, una vez demostrado de basarse estos en experiencia.

El sistema innovativo entrega en las encías, dientes. mucosa de la boca, de la faringe y los anexos linfoadenomatosos, aquellos agentes identificados en la investigación y aptos para balancear la microbiota residente y controlar el microambiente, lo cual asegura un cuidado óptimo oral cotidiano avanzado (sin biocidas). Al mismo tiempo, la estabilización del microambiente crea para los elementos de la inmunidad innata el ambiente ideal donde no serán burlados o tomados por los patógenos oportunistas o invasores (cambian el microambiente para favorecerse). Por el contrario, logran potenciarse y hacerle frente a las amenazas infecciosas y con ayuda de la microbiota residente mutualista. Si hay encuentros futuros con bacterias y virus patógenos, sea los elementos que montaron la defensa de la inmunidad innata y de la inmunidad adaptativa posteriormente, graban el encuentro y guardan memoria a esos retos por décadas. En el futuro la respuesta a los retos, será más potente y eficaz.

Este nuevo método deja atrás el resonado −pero fallido− intento de matar virus y bacterias; el cual ha perdurado por más de un siglo. De manera que a lo largo del presente texto, no se econtrará mención al respecto. En vez el argumento estará dirigido a los métodos que se han descubierto y que son aptos de controlar los microambientes en dos ámbitos; 1) dientes y encias y 2) mucosa naso y orofaríngea.

En dientes y encías

El enfoque se orienta a modificar los atributos mórbidos del Streptococcus mutans sobrinus en su capacidad de formar placa dental, su adherencia a la misma e inducir la producción de ácido desde esta, el cual disuelve el esmalte.

Controlar dicha morbilidad no solamente diminuye las caries, pero el beneficio se extiende por debajo de las encías a la placa sungingival y favorece la formación de bio-membranas, donde se alojan cepas de múltiples anaerobios y bacterias microaerofílicas y las cuales cooperan en atacar la hendidura crevicular y las encías, socavando los tejidos; en particular el ligamento que sujeta el diente al hueso y estableciendo el padecimiento conocido como periodontitis. Las bio-membranas son escudos de glicoptroteínas (se parecen a una tienda de campaña), que son secretadas por las bacterias para aislarse y defenderse de antisépticos y antibióticos. En ese ambiente protegido, las bacterias disminuyen su vitalidad a un estado mínimo y así cualquier ataque dirigido a aniquilarlas, no tiene efecto.

Las investigaciones en BioAcyl Corp llenan un vacío de 5 décadas, durante las cuales se ha subestimado la importancia de manetener las condiciones del microambiente del tejido involucrado, y que solamente si este se modifica a uno propiciador de establecimiento y multiplicación de las bacterias en la placa dental, puede materializarse un ataque y provocar daño.  Esa eventualidad no tiene cabida, si se han mantenido condiciones fisiológicas del microambiente y son excluyentes a que logren poblar el área subgingival (Marsh2003). Se necesita un factor perturbador de dichas condiciones fisiológicas, para que aterrice un ataque en un mircroambiente tal.

Por bastante tiempo se han conocido agentes capaces de controlar a las bacterias ácidogénicas. Se trata de los alditoles o alcoholes derivados de azúcares. Contrariamente a la creencia popular, la mayoría de los azúcares no son cariogéicos. Para tal efecto, el azucar necesita ser reconocido por la bacteria ácidogénica e interiorizado por esta y metabolizado a ácido. Por lo general están compuestos de 4 a 6 carbonos, algunos pueden contener hasta 9 carbonos. Los que no son reconocidos por bacterias son: eritritol, xilitol y sorbitol. Respectivamente contienen 4, 5 y 6 carbonos. El más semejante al azucar común es el sorbitol y difiere solamente por la posición estereoquímica de un radical OH; no obstante, es bastante menos cariogénico que el azucar. Eritritol y xilitol, son poderosamente anticariogénicos. Cuando son usados en vez de azúcar, inducen a las bacterias a producir glicoproteínas defectuosas y la biomembrana resultante es incompleta y débil, y así disminuye la capacidad de defensa de la comunidad que se escuda bajo la biomembrana y no logran la protección deseada. El xilitol ha sido conocido por >4 décadas, por su capacidad anticariogénica y anti-biomembrana. El eritritol se conoce de tiempo más reciente y posee características similares o superiores. Es común ver combinaciones de algunos o los 3 alditoles en la práctica (Mäkinen2010), (Mäkinen2009).

Los dientes de adultos poseen la capacidad natural de reparar caries o lesiones profundas aún cuando existe daño de la pulpa, hecho desaprovechado hasta el momento. Si bien existen esfuerzos de medicina regenerativa al respecto, no se ha logrado obtener una reparación integral de pérdida de dentina, a pesar de las múltiples y complicadas técnicas ideadas para tal propósito. Por primera vez y por más de una década, el laboratorio BioAcyl Corp. ha introducido el concepto de control de microambiente en odontología con aplicaciones prácticas en periodontitis. Pero más recientemente, observaciones sobre la inducción rápida de dentina reparativa y la resolución en la práctica de defectos importantes de dentina, la aplicación se ha extendido a caries dentinales profundas. La generación de dentina reparativa hasta sellar el defecto con las técnicas desarrolladas, refuerzan el concepto de que la múltiples tipos de células madre que residen en los dientes y anexos, reciben el estímulo apropiado para fungir en talante reparativo, cuando se regulan in vivo las condiciones básicas del microambiente (Sharpe2016).

En el caso de que el microambiente haya sido perturbado y el area se colonice, igualmente la misma trecnología para prevenir la colonización, aplica para restaurar las condiciones fisiológicas del microambiente y es el método más eficaz para resolver los problemas de dientes y encías. La expresión más elocuente de este hecho, es la solvencia de cómo el sistema de cuidado oral Complete, resuelve los problemas de la periodontitis o repara una carie dentinal profunda.

En la mucosa

Este aspecto enfoca el mantenimiento de un microambiente dentro de un rango de normalidad y regularidad lo cual, es noto, promueve las funciones fisiológicas que equivalen a una cavidad oral saludable.

La defensa en las mucosas puede ser a base de anticuerpos y/o células. Los linfocitos T, las células linfoides, las células asesinas naturales, todas residentes

en las mucosas, pueden activar esas defensas y armar un ambiente de secreción de mediadores celulares para defenderse de agentes infecciosos invasores, tal como virus, bacterias y otros. Con el tiempo todo ese aparato, junto con las células presentadoras de antígenos, induce que la mucosa produzca anticuerpos IgA. Además de fortalecerse propiamente, pueden inducir el desarrollo de estructuras linfoides donde esas células encuentran sede de permanencia y pueden reproducirse, de manera que en vez de desvancerse con el tiempo como con los anticuerpos, las defensas más bien se acrecentan paulatinamente. De manera que, ante la tardanza y dificultad de desarrollar una vacuna para el COVID-19, es tiempo de recurrir al fortalecimiento de este otro tipo de inmunidad, el cual ofrece amplio espectro y robustecimiento con el tiempo (Cella, Miller and Song2014), (Wu et al.2020), (Cao et al.2007). Nótese bien; no solamente aplica para el COVID-19, sino para combatir las afecciones respiratorias altas comunes.

Nuestro sistema de cuidado oral Complete está formulado con tecnología de punta en lo referente a control del microambiente en mucosas, posee la incitación para animar a los linfocitos residentes y otras células a mitigar o abolir retos agudos. Eso deja memoria en el aparato innato para dar respuestas más enérgicas subsiguientes e interactuar con la inmunología adaptativa, y producir la IgA. Con la acumulación de retos, la mucosa se fortelece. O también, antes de llegar a montar esa defensa, por su diseño a base de azúcares especiales (glicanos), el componente Periactil que se usa en el tiempo 2 de aplicación, opone barrera tipo mucina y excluye que el patógeno se adhiera a la mucosa, al quedarse atrapado en la trama tipo mucina. Si se evita la adherencia, se evita el reto infeccioso.

Beneficios cardiovasculares

A pesar de que el rol de la microbiota oral en cómo afecta ciertas morbilidades está reconocido, las contribuciones específicas de la microbiota a algunos estados de morbilidad, no está bien definido. El ciclo entero-salival nitrato-nitrito-óxido nítrico, el cual puede positivamente influir en la homoestasis del óxido nítrico, representa una relación simbióticaentre bacteria de la cavidad oral y el hospedero.

El radical gaseoso óxido nítrico (NO), el cual es producido endógenamente mediante enzimas y en las células vasculares endoteliales, neuronas y células inmunes, juega un papel crítico en varios procesos fisiológicos, incluyendo la homesotasis vascular, la neuro-transmisión y los mecanismos inmunitarios. El complejo proceso de producción enzimático puede quedar corto en satisfacer las necesidades, por razones de estrés oxidativo y más bien puede acabar produciendo el radical superóxido, hecho no deseable (Guzik et al.2002), (Forstermann and Munzel2006). El ciclo entero-salival independiente de enzimas y de los niveles de oxígeno es una alternativa vital en la formación de NO. Se encarga de reciclar nitrato y nitrito y reducirlos a NO. La reducción que involucra 2 electrones, ocurre mediante respiración anaerobica en simbiosis con bacterias comensales obligadas y/o facultativas que residen en las criptas del tercio posterior de la lengua (Forstermann and Munzel2006). De manera que, el ciclo entero-salival nitrato-nitrito-NO es de vital importancia en producir NO bioactivo, durante períodos de hipoxia.

 

Disponibilidad contínua de NO es esencial para la integridad del aparato cardiovascular. El NO es un regulador importante del tono vascular y de la presión sangiínea, inihibe el estrés oxidativo, la agregación de plaquetas, y la adherencia leucocitaria. La insuficiencia de NO, se correlaciona fuertemente con los factores de riesgo cardiovascular, la disfunción endotelial, y predice estrechamente la progresión de la arterioesclerosis y de los eventos cardiovasculares. El nitrato en la dieta, obtenido primordialmente de verduras de hojas verdes amplias y de la remolacha, se absorbe rápidamente del tracto digestivo alto a la circulación, donde se mezcla con el nitrato que se de la oxidación de NO endógeno. hasta un 25% de este nitrato es activamente cargado a las glándulas salivales y concentrado hasta 29 veces, alcanzando concentración en la saliva de 10 mM. El nitrito es altamente dependiente del nitrato salival y su reducción a nitrito por las glándulas salivales. El uso de enjuagues antibacterianos y la costumbre de escupir con frecuencia disminuyen los niveles sanguíneos de nitrito (Govoni et al.2008). Con ingesta de 500ml de jugo de remolacha [22.5 mmol(∼0.35 mmol kg−1)] Webb et al. demostraron un descenso más marcado y profundo de la presión sistólica(∼10.4 mmHg, base de ∼108 mmHg) y en la diastólica(∼8 mmHg)en comparación con placebo(500 ml agua). Muy importante al respecto fue la verificación de ausencia de nitrito en el jugo de remolacha y a pesar de que en plasma el nitrito comezó a incrementarse a los 30 min, la presión arterial no inició su descenso hasta alcanzar el nitrito un pico a∼2.5–3 h; reflejando el tiempo requerido para la producción de nitrito a partir de nitrato en las glándulas salivales y su necesaria acumulación para lograrmasa críticaen la circulación enterosalival. El efecto sobre la presión arterial fue nulo, cuando a los voluntarios del estudio se les solicitó de escupir toda la saliva por 3hr, luego de la ingesta. La costumbre de cepillarse la lengua frecuentemente y especialmente si se practica con antisépticos, afecta el ciclo enterosalival. Lo anterior fue demostrado en 26 voluntarios que llevaron a cabo la limpieza de la lengua con clorhexidina 2 veces al día, por 14 días, y lo cual se reflejó en un aumento de la presión arterial que fue revertido al discontinuar la práctica (Tribble et al.2019).

La asociación entre trastornos orales y enfermedad cardiovascular ha sido propuesta por más de un siglo (Bartova et al.2014). Más recientemente 2 estudios publicados en 1989 casi al mismo tiempo, trataron de establecer una relación causal entre infección oral y enfermedades cardiovasculares (Mattila et al.1989), (SYRJ”ANEN et al.1989). A partir de entonces, extensa literatura ha sido dedicada al tema y hasta 2014, existían 3928 artículos sobre asociación entre periodontitis y arterioesclerosis. A pesar de que consistentemente estudios clínicos y meta-análisis proprocionaron evidencia sobre tal relación, algunos autores han criticado que algunos estudios ofrecen bajo nivel de confianza (Dietrich and Garcia2005). Después de que entre 2004 y 2006,4 estudiosque agruparon >4000 pacientes por cada uno, mostraron que el tratamiento con antibióticos de periodontitis establecida, no granjeó beneficios significativos para los pacientes, el interés en estudiar el vínculo disminuyó. No obstante, el tratamiento con antibióticos no es la mejor estrategia ante una enfermedad polimicrobiana donde una comunidad sinergística que asume un perfil provocatorio de morbilidad, inicia el trastorno en vez de odontopatógenos específicos (Hajishengallis and Lamont2012); y sobremanera vista desde el punto de un trastorno del microambiente (Marsh2003). Además el uso de azitromicina y claritromicina, específicos para tratarChlamydia pneumoniae y no a los odontopatógenos, hacen dudar de las conclusiones (Mesa et al.2019). Muy posiblemente por esta razón, varios autores (citados algunos aquí) han retomado más recientemente el tema, hurgando más a fondo y, en especial, con base a conocimientos más recientes de inmunidad y de biología tisular; áreas de conocimiento que pueden establecer relaciones más sutiles y significativas. Presentamos a continuación, los hallazgos más relevantes.

Dos estudios muy bien dieñados de la segunda mitad de la última década, muestran una clara relación entre periodontitis y la probabilidad 30% más alta de sufrir un primer infarto (Ryd’en et al.2016) y con arterioesclerosis en general; ambos estudiosindependientesde factores de confusión, los cuales fueron filtrados. Este último estudio fue de tipo “análisis cross-sectional” en60,174 participantes holandeses, estratificados por sexo y edad, con indice de confianza (OR 1.59, 95% CI 1.39–1.81), mostrando 4.7% de enfermedad cardiovascular para los participantes con periodontitis y 1.9% para los participantes sin periodontitis (2.47 veces más probable) (Beukers et al.2017). Durante la primera mitad de la década otros estudios de menor tamaño, dieron resultados similares (Bartova et al.2014). Faltan todavía, estudios prospectivos longitudinales para establecer más claramente el beneficio de intervenciones en disminuir el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. Lo anterior, tal vez es debido a la falta de tratmientos verdaderamente eficaces que logren dominar la periodontitis.

Se torna más vívido el panorama, y es más fácil de comprender el trastorno, cuando setoma en consideración la evidencia de una relación directa entre la placa arterioesclerótica en los vasos sangíneos debido a la presencia de odontopaógenos muertos (Porfiromonas gingivalis,<em>Treponema forsythia, Treponema denticola and Prevotella nigrescens</em>), o raramente vivos, o los productos tóxicos de secreción de estas bacterias en la placa (Chiun.d.), (Haraszthy et al.2000), (Mahalakshmi et al.2017), (Carrion et al.2012). La figura que se muestra resume el foco de contaminación que emana desde la hendidura crevicular, pero por su proximidad a estructuras amplemente vascularizadas, afecta a la circulación arterial por permeación de odontopatógenos y/o sus productos y así sumarse a otros factores que intervienen en la provocación de los depósitos de lípidos en las arterias. Todos esos factores, pero muy importantemente por presencia de odontopatógenos en la circulación y en contacto con el endotelio, se activa la inmunidad innata para desencadenar un estado inflamatorio intenso, que incita a la maduración rápida de las placas y a su ruptura, de manera que los lípidos de su contenido derramado en el lumen activa las plaquetas, provocando un evento coagulatorio (trombosis) con la consecuente obstrucción vascular.

 

 

La disbiosis en el periodonto

El concepto de que una enfermedad puede derivar de una comunidad de bacterias comensales que son influidas por patógenos clave, los cuales tienen el poder de elevar la virulencia de la comunidad y que, por tal influencia, muta a un nuevo estado de disbiosis capaz de provocar una disregulación inmunitaria proinflamatoria, definitivamente escapa a las prácticas del pasado tendientes a indentificar un único agente infeccioso y eliminarlo. La respuesta a la disregulación del hospedero es compleja y tiende a perpetuarse hacia la no-resolución inflamatoria y es conducente a una respuesta inmunopatológica del hospedero, que termina en la destrucción de tejido vital; en este caso el periodonto. Difícilmente se puede controlar con prácticas reduccionistas un proceso de tal complejidad.

El concepto de control de microambiente ya anteriormente expresado en esta entrega, es totalmente congruente para resolver estados de la disregulación de la respuesta inflamatoria provocada por la disbiosis de las biomembranas presentes en el periodonto. El concepto es de aplicación amplia y funciona donde quiera haya procesos de inflamación que no se resuelven y tienden a provocar destrucción de tejido vital. No solamente las células madre del periodonto poseen capacidad multipotente y pueden diferenciarse en cementoblastos/osteoblastos, adipocitos y células productoras de colágeno. Experimentalmente se ha logrado generar estructuras muy similares al ligamento periodontal transplantándolas sobre el dorso de ratones inmunocomprometidos (Seo et al.2004). Como ya se expuso, los nichos de células madre responden a los estímulos cuando los factores que lo controlan, se regulan dentro de parámetros fisiológicos.

Por las razones apuntadas, Complete sistema de cuidado oral, puede ser usado simplemente para cuidado cotidiano o para controlar problemas de dientes y encías, episodios del aparato respiratorios  inducir inmunidad de mucosas.

 

Referencias

Bartova, J., Sommerova, P., Lyuya-Mi, Y., Mysak, J., Prochazkova, J., Duskova, J., Janatova, T. & Podzimek, S. (2014) Periodontitis as a Risk Factor of Atherosclerosis. Journal of Immunology Research, 2014.

Beukers, N. G. F. M., van der Heijden, G. J. M. G., van Wijk, A. J. & Loos, B. G. (2017) Periodontitis is an independent risk indicator for atherosclerotic cardiovascular diseases among 60 174 participants in a large dental school in the Netherlands. Journal of Epidemiology & Community Health, 71 37—42.

Cao, W.-C., Liu, W., Zhang, P.-H., Zhang, F. & Richardus, J. H. (2007) Disappearance of antibodies to SARS-associated coronavirus after recovery. The New England journal of medicine, 357 1162—1163.

Carrion, J., Scisci, E., Miles, B., Sabino, G. J., Zeituni, A. E., Gu, Y., Bear, A., Genco, C. A., Brown, D. L. & Cutler, C. W. (2012) Microbial Carriage State of Peripheral Blood Dendritic Cells (DCs) in Chronic Periodontitis Influences DC Differentiation, Atherogenic Potential. The Journal of Immunology, 189 3178—3187.

Cella, M., Miller, H. & Song, C. (2014) Beyond NK Cells: The Expanding Universe of Innate Lymphoid Cells. Frontiers in immunology, 5.

Chiu, B. 1999. Multiple infections in carotid atherosclerotic plaques. Paper read at American Heart Journal, Noviembre.

Dietrich, T. & Garcia, R. I. (2005) Associations Between Periodontal Disease and Systemic Disease: Evaluating the Strength of the Evidence. Jounal of Periodontology, 76 2175—2184.

Forstermann, U. & Munzel, T. (2006) Endothelial nitric oxide synthase in vascular disease: from marvel to menace. Circulation,

Govoni, M., Jansson, E. A., Weitzberg, E. & Lundberg, J. O. (2008) The increase in plasma nitrite after a dietary nitrate load is markedly attenuated by an antibacterial mouthwash. Nitric Oxide – Biology and Chemistry, 19 333—337.

Guzik, J. T., Mussa, S., Gastaldi, D., Circulation, S.-. J. & 2002 (2002) Mechanisms of increased vascular superoxide production in human diabetes mellitus: role of NAD (P) H oxidase and endothelial nitric oxide synthase. Circulation,

Hajishengallis, G. & Lamont, R. J. (2012) Beyond the red complex and into more complexity: The polymicrobial synergy and dysbiosis (PSD) model of periodontal disease etiology. Molecular Oral Microbiology, 27 409—419.

Haraszthy, V. I., Zambon, J. J., Trevisan, M., Zeid, M. & Genco, R. J. (2000) Identification of Periodontal Pathogens in Atheromatous Plaques. Journal of Periodontology, 71 1554—1560.

Mahalakshmi, K., Krishnan, P., Krishna Baba, M. G., Dhivyapriya, V. & Arumugam, S. B. (2017) “Association of periodontopathic anaerobic bacterial co-occurrence to atherosclerosis” – A cross-sectional study. Anaerobe, 44 66—72.

Mäkinen, K. K. (2009) Xylitol associated remineralization of caries lesions. Oralprophylaxe & Kinderzahnheilkunde, 31 66—75.

Mäkinen, K. K. (2010) Sugar Alcohols, Caries Incidence, and Remineralization of Caries Lesions: A Literature Review. Int J Dent,

Marsh, P. D. (2003) Are dental diseases examples of ecological catastrophes? Microbiology, 149 279—294.

Mattila, K. J., Nieminen, M. S., Valtonen, V. V., Rasi, V. P., Kesaniemi, Y. A., Syrjala, S. L., Jungell, P. S., Isoluoma, M., Hietaniemi, K., Jokinen, M. J. & Huttunen, J. K. (1989) Association between dental health and acute myocardial infarction. British Medical Journal, 298 779—781.

Mesa, F., Magan-Fernandez, A., Castellino, G., Chianetta, R., Nibali, L. & Rizzo, M. 2019. Periodontitis and mechanisms of cardiometabolic risk: Novel insights and future perspectives. Elsevier B.V.

Ryd’en, L., Buhlin, K., Ekstrand, E., De Faire, U., Gustafsson, A., Holmer, J., Kjellstr”om, B., Lindahl, B., Norhammar, A., Nygren, A., N”asman, P., Rathnayake, N., Svenungsson, E. & Klinge, B. (2016) Periodontitis Increases the Risk of a First Myocardial Infarction: A Report from the PAROKRANK Study. Circulation, 133 576—583.

Seo, B. M., Miura, M., Gronthos, S., Bartold, P. M., Batouli, S., Brahim, J., Young, M., Robey, P. G., Wang, C. Y. & Shi, S. (2004) Investigation of multipotent postnatal stem cells from human periodontal ligament. Lancet, 364 149—155.

Sharpe, P. T. (2016) Dental mesenchymal stem cells. Development, 143 2273—2280.

SYRJ”ANEN, J., PELTOLA, J., VALTONEN, V., IIVANAINEN, M., KASTE, M. & Huttunen, J. K. (1989) Dental infections in association with cerebral infarction in young and middle‐aged men. Journal of Internal Medicine, 225 179—184.

Tribble, G. D., Angelov, N., Weltman, R., Wang, B.-Y., Eswaran, S. V., Gay, I. C., Parthasarathy, K., Dao, D.-H. V., Richardson, K. N., Ismail, N. M., Sharina, I. G., Hyde, E. R., Ajami, N. J., Petrosino, J. F. & Bryan, N. S. (2019) Frequency of Tongue Cleaning Impacts the Human Tongue Microbiome Composition and Enterosalivary Circulation of Nitrate. Frontiers in Cellular and Infection Microbiology, 9.

Webb, A. J., Patel, N., Loukogeorgakis, S., Okorie, M., Aboud, Z., Misra, S., Rashid, R., Miall, P., Deanfield, J., Benjamin, N., MacAllister, R., Hobbs, A. J. & Ahluwalia, A. (2008) Acute blood pressure lowering, vasoprotective and anti-platelet properties of dietary nitrate via bioconversion to nitrite. Hypertension, 51 784—790.

Wu, F., Wang, A., Liu, M., Wang, Q., Chen, J., Xia, S., Ling, Y., Zhang, Y., Xun, J., Lu, L., Jiang, S., Lu, H., Wen, Y. & Huang, J. (2020) Neutralizing antibody responses to SARS-CoV-2 in a COVID-19 recovered patient cohort and their implications. medRxiv,    2020.03.30.20047365.